Prótesis dental

«La prostodoncia o prótesis dental es la rama de la odontología que se encarga del reemplazo de los dientes que el paciente haya perdido por varias razones, por ejemplo: caries y enfermedades periodontales o fracturas, entre otras. Básicamente existen dos tipos de prótesis: fijas o removibles, según si el paciente se las pueda quitar o no de la cavidad oral. También diferenciamos entre prótesis sobre dientes o sobre implantes. El objetivo de esta práctica consiste en la restauración de la función masticatoria, además de sus fines fonéticos, deglutivos y estéticos.»

Dra. Sara Álvarez

¿Qué es una prótesis fija?

Cuando hablamos de prótesis fija nos referimos a una corona o un puente. Una corona es necesaria cuando un diente está muy reconstruido, por ejemplo un diente endodonciado, el cual al haber realizado el “tratamiento del nervio” queda más debilitado, así pues, sería uno de los casos en los que estaría indicado colocar una corona para prevenir el riesgo de fractura del diente.

Un puente se utiliza en caso de que tengamos una o más ausencias dentarias. Consiste en rebajar los dientes de al lado del diente ausente y adaptar una corona a la vez que la nueva pieza dentaria.

Hoy en día existen múltiples materiales para realizar prótesis fijas, desde las más tradicionales como las de metal y cerámica, hasta coronas totalmente cerámicas o de circonio. Cada uno indicado para un determinado uso.

Ejemplo: a un paciente con agenesia en el colmillo derecho, por la complicación que supone colocar un implante, decidimos realizar un puente totalmente cerámico.

¿Cuándo utilizamos una prótesis removible?

Una prótesis removible se utiliza cuando existen más ausencias dentarias. Podemos encontrar básicamente dos tipos: las prótesis parciales removibles o las prótesis totales removibles. Las prótesis parciales removibles se sujetan a los dientes remanentes mediante algún tipo de anclaje, por ejemplo los ganchos. Pueden ser elaboradas con una base metálica o totalmente de resina.

¿Cómo rehabilitamos la dentición con implantes?

Con implantes podemos rehabilitar la función masticatoria y fonética en caso de haber perdido total o parcialmente los dientes.
Podemos rehabilitar desde la pérdida de un único diente, sin la necesidad de tocar los dientes sanos de los lados, hasta la totalidad de la dentadura.

Cuando se han perdido la totalidad de los dientes, los implantes proporcionan al paciente un mayor confort y función que las prótesis totales removibles. En estos casos según las consideraciones del profesional se pueden realizar prótesis totalmente fijas (de resina, metal y cerámica, o circonio), o bien, prótesis implanto-mucosoportadas.

Estas últimas se realizan con una base metálica y el paciente se las puede quitar, pero se colocan anclajes sobre los implantes, que proporcionan mayor seguridad al paciente.

Ejemplo: en el caso de un paciente con incisivo central e incisivo lateral de pie con infección, después de realizar múltiples tratamientos restauradores se decide extraerlos y colocar un implante y una corona con extensión del colmillo.

En caso de paciente edéntulo total la mejor opción sería utilizar una prótesis sobre implantes con barras como anclajes.